¿Cómo asociarse?

¿Quiere publicar aquí?

       

 


 

 

 

 

Directiva 2010-2013

What is the Ecuadorian Society of Bioethics? 

 

The Ecuadorian Society of Bioethics – SEB – was founded in Quito  in 2003 as a non-profit organization.  Its creation was motivated in part by its interest in the diversity of  various actors in civil society organizations and a desire to provide a place for dialogue and multiculturalism to address the conflicts that confront humanity as a whole such as globalization, the development of medico-biological research, biotechnology and data processing as well as a concern for human rights abuses, the destruction of our living planet, conflicts that put in danger the survival of all species, the rights and obligations of individuals, sustainable development,  social justice, equality and protection for of all forms of life. 

 

Considerations that affect all countries and the world’s populations are gaining in importance each day as they impact decision-making in scientific, cultural, social, economic, political, and scientific fields.   Ecuador cannot remain on the sidelines as citizens become more aware and demand that their rights be protected.  It was within this context that the Ecuadorian Society of Bioethics (SEB) was established with a national management structure that over the years has included a collection of agreements and partnerships with important national and international organizations. 

 


 

¿Qué es la Sociedad Ecuatoriana de Bioética?

La Sociedad Ecuatoriana de Bioética -SEB- nace en Quito, en el año 2003, motivada por una parte por el interés de diversos actores de la sociedad civil por generar un espacio de diálogo amplio y pluralista para tratar los conflictos que confronta la humanidad con la globalización, el desarrollo de la investigación médico-biológica, la biotecnología y la informática;  preocupada por el atropello a los derechos humanos y a la depredación del bioambiente, los conflictos que ponen en peligro la supervivencia de la especie, los derechos y deberes de los individuos, el desarrollo sustentable, la justicia social, la equidad y todas las formas de vida.

Consideraciones que comprometen a todos los estados y población mundial, que cada día, adquieren mayor peso en la toma de importantes decisiones en los ámbitos científicos, políticos, económicos, sociales, culturales y humanos.  Ecuador no puede permanecer al margen del despertar de una participación ciudadana en demanda de la atención a sus derechos.  En este marco, surgió la SEB con una gestión nacional que incluye a lo largo de estos años una ser de convenios y alianzas con importantes institucionales nacionales y extranjeras.

 

 

Intervención psicológica  en pacientes

con cáncer en etapa terminal y Bioética

 

 

 Fernando Carrillo

 

 

Resumen

El cuidado del aspecto psicológico debe ser una parte integral del tratamiento delos pacientes con  cáncer en todas sus etapas, ya que se puede ofrecer intervenciones eficaces para manejar y tratar problemas complejos con los que se encuentran los enfermos a lo largo de su experiencia de enfermedad.Este tratamiento integral del enfermo oncológico implica atender también a su salud mental  y utilizar los medios psicológicos de los que se dispone para mantener, mejorar y priorizar la calidad de vida del paciente tomando en cuenta  los principios de la bioética y a la triada  que forma parte  de este proceso como son el equipo  de salud, el paciente y su familia.

 

 

Summary


Caring for the psychological aspect should be an integral part of treatment of patients with cancer at all stages as it can provide effective interventions to manage and treat complex problems encountered by patients throughout their illness experience . This comprehensive treatment of cancer patients also involves paying attention to their mental and psychological use of the means available for maintaining, improving and prioritize the quality of life of patients taking into account the principles of bioethics and the triad is part of this process, such as the health care team, patient and family.

 

 

INTRODUCCIÓN

 

La intervención psicológica en el enfermo con cáncer no es un tema nuevo ya que de una u otra manera  todos los profesionales  de la salud la realizan en cada una de las fases por las que atraviesa el paciente. Actualmente gracias a que existe un equipo multidisciplinar en el tratamiento durante toda la actividad biológica del cáncer se puede realizar una intervención más técnica y sobretodo  humana  abordando  la problemática psicosocial  que posee cada uno de los pacientes y que puede influir tanto sobre la calidad como sobre la cantidad de vida de los mismos.

Debido a que el tratamiento médico no cubre los problemas psicológicos que aparecen en el enfermo, la intervención psicológica  es la indicada para tratara su debido tiempo todas aquellos signos y síntomas emocionales anteriores  a  la enfermedad o aquellos que aparecen como consecuencia de la misma .Por este motivo en la actualidad está demostrado que la intervención psicológica ha mejorado la supervivencia y la calidad de vida  de los enfermos oncológicos y de sus familiares.

Sin embargo  este trabajo no es tan sencillo como parece debido a que  los pacientes y sus familias no están familiarizados  con este estilo de tratamiento, es decir las personas  mantienen la mentalidad de que solamente  debe recibir tratamiento médico-oncológico. Afortunadamente   en los últimos años se ha ido integrando aunque con lentitud en las diferentes instituciones de salud  a profesionales en salud mental  para brindar una atención integral  a cada uno de los pacientes.

En definitiva, lo que se desea alcanzar  con  la intervención psicológica es por un lado, mejorar la calidad de vida del enfermo con cáncer terminal  y de quienes le rodean; y por otro lado, mejorar la cantidad de vida con una calidad adecuada, en lo que  sea posible.

 

 

 

INTERVENCIÓN PSICOLÓGICA 

En el momento de establecer una intervención a un paciente nadie discute la necesidad de que médicos y enfermeras constituyan el núcleo central de la misma, pero suele ser más controvertida la presencia, prioridad y dedicación de otros profesionales sanitarios entre los que se encuentra el psicólogo. En principio, es lógico que así sea, debido en gran medida a que el control de los síntomas somáticos - en el que son expertos médicos y enfermeras - es, con frecuencia, un requisito necesario para un proceso de morir sereno. Pero, a veces, se olvida que el control de síntomas no es sino un objetivo intermedio de los cuidados  y que, por sí mismo, es, insuficiente para que los enfermos alcancen el objetivo final de una buena muerte. En algunas ocasiones, incluso puede darse la paradoja de que el control de los síntomas somáticos enfrente bruscamente al paciente con la presencia del deterioro y la proximidad de la muerte, incrementando sus vivencias de ansiedad y malestar.

En cuidados paliativos por ejemplo  existen varios niveles diferentes en el abordaje del ámbito subjetivo del paciente. En un primer nivel de detección molar de problemas e intervenciones básicas, todos los miembros del equipo deberían: dominar las estrategias de counselling(Arranz et al., 2004); ser capaces de aportar al equipo la riqueza de sus observaciones sobre el estado de ánimo del enfermo y los problemas relacionales con sus cuidadores primarios; poseer una sólida formación en bioética; tener una actitud empática; disponer de información suficiente sobre el trabajo de sus compañeros: escala analgésica, tipo de curas, comunicación no verbal, etc.

Todos deberían, asimismo, estar dispuestos a implicarse, a deliberar con el enfermo y a responder a sus demandas si éste les interpela. Pero, desde el punto de vista subjetivo, hay un segundo nivel: el de la valoración de los síntomas psicológicos refractarios; la prevención precoz de la angustia vital de difícil manejo; la detección temprana de duelos complicados; la evaluación de los estados de ánimo ansiosos o depresivos; el tratamiento de los trastornos desadaptativos; la intervención en crisis; la prevención del burnout, la participación o iniciativa en investigaciones que impliquen aspectos psicológicos tales como, por ejemplo, el mantenimiento de la esperanza, etc. Y existe, finalmente, un tercer nivel, en el que un psicólogo externo al servicio tal vez fuera el profesional más adecuado para valorar la dinámica del equipo y atender a los profesionales "quemados" (Bayés, 2005).

APLICACIÓN DE LOS PRINCIPIOS DE LOS BIOÉTICA

El principio de la beneficencia que significa hacer el bien en todas y cada una de las acciones que se realizan, pues dañar no puede estar presente, de manera consciente, ni en la idea, de un profesional de la salud .En el caso de los psicólogos si la meta es mejorar la calidad de vida eliminando o disminuyendo la angustia, todas las acciones durante la intervención serian dirigidas a   conseguir la aceptación  del estado de salud actual  y mas no provocar más angustia.

Un psicólogo practica la beneficencia a partir del momento en que se preocupa y dedica atención preferente a su auto superación para mantener la competencia y desempeño profesional, que le permitirá brindar una atención de calidad a cada uno de los pacientes . También cumplirá con el principio de beneficencia en las acciones cotidianas cuando se esfuerce por establecer diagnósticos correctos de Salud Mental, pues de la identificación clara y precisa de las respuestas humanas del paciente a su problema de salud/enfermedad dependerá la eficacia de las acciones independientes del psicólogo. El Psicólogo aplica además la beneficencia cuando, al intervenir lo hace según la prioridad y necesidad  de cada paciente .

El principio de no maleficencia, sinónimo del "No dañar", de la ética médica tradicional, es considerado por algunos eticistas como el otro elemento del par dialéctico beneficencia no maleficencia. En cualquier caso, se reconoce la obligatoriedad de hacer el bien y no hacer el mal. Pero, ¿cuál es el bien y cuál el mal? A lo largo de la historia de la humanidad, en correspondencia con la práctica social, determinados grupos de hombres han elaborado sus propias teorías filosóficas y en ellas han expuesto sus aspiraciones, como expresión consciente y anticipada de sus necesidades históricas.

En correspondencia con los valores universalmente reconocidos: la vida y la salud,Los profesionales psicólogos pueden distinguir dos ideas fundamentales:

  • La  profesión le proporciona una capacidad que le faculta específicamente para contribuir a la salud mental   del individuo, la familia o comunidad.

  • La profesión implica la obligación de servir a  la sociedad.

La autonomía, uno de los principios que incorpora la Bioética , se define como la aceptación del otro como agente moral responsable y libre para tomar decisiones. La expresión más diáfana del pleno ejercicio de la autonomía, por parte de los pacientes, es el consentimiento informado, el cual consta de dos elementos fundamentales: la información y el consentimiento.

La información corresponde al profesional de salud y debe incluir dos aspectos importantes:

1.            Transmitir  la información, que estará dosificada en correspondencia con lo que el paciente quiere realmente saber, cómo y cuándo lo quiere saber así como también está implícito el derecho a no querer saber.

2.            La información debe ser comprensible, es decir, tomar en cuenta la necesidad de utilizar un lenguaje claro de acuerdo a la necesidad de cada paciente.

Por su parte, el consentimiento es competencia del paciente o de su representante moral (familiar) o legal (tutores, o abogados especialmente contratados para el caso).

 El consentimiento comprende también dos aspectos:

  1. Consentimiento voluntario, sin abusos paternalistas ni presiones autoritarias.

  2. La competencia para el consentimiento, tanto física como psicológica.

El consentimiento informado protege, en primer lugar, a pacientes y sujetos de experimentación, previendo riesgos y daños posibles; pero también protege y beneficia a todos en la sociedad, incluyendo profesionales de la salud e instituciones.

Dicho esto así todo parece claro y de fácil solución; sin embargo, el profesional de la salud se enfrenta, en su ejercicio cotidiano, a una categoría mucho más abarcadora que la autonomía, que es la integridad del paciente como un todo, con sus valores más preciados: la vida y la salud, que incluye además el respeto a su individualidad y a su derecho de libertad de opción. Es precisamente en este rango, en el que se presentan los mayores conflictos éticos. Otro tanto sucede cuando los elementos que justifican el ejercicio de la autonomía en el individuo son contrarios al derecho de elección de la comunidad.

El principio de la justicia, que significa a fin de cuentas, dar a cada quien lo suyo, lo merecido, lo propio, lo necesario.

Aunque el mayor énfasis se hace sobre la justicia al nivel de la sociedad y de las instituciones, ello no evade la responsabilidad individual de los profesionales de la salud en la aplicación de este principio de la Bioética.

Cuando un psicólogo pasa las novedades suscitadas en su jornada a su compañero de especialidad se está  actuando con justicia. Otro tanto sucede cuando el psicólogo  hace las  gestiones necesarias  para conseguir algo que al paciente le levante  su estado de ánimo, como por ejemplo  llamar a un familiar al que desea ver.

Justicia significa también no derrochar escasos recursos en un paciente, a sabiendas que esos recursos no variarán un ápice el curso de la evolución de su estadio terminal, dejando por ello desprotegidos a otros pacientes necesitados y con posibilidades de una mejor calidad de vida. El psicólogo aplica el principio de la justicia, además, cuando brinda soporte psicológico a aquella familia o familiar que se encuentre en crisis .

Justicia en salud significa dar a cada quien lo necesario, en el momento preciso, con independencia de su status social y sin reparar en los costos. Por ello, en el mundo contemporáneo, la salud ha dejado de ser una cuestión privada para convertirse en un problema público.

METAS DE LA INTERVENCION PSICOLOGICA

Jiummie C. Holland señalaba en el 2002, que el tratamiento psicológico del enfermo de cáncer sufrió varios retrasos debido a una serie de barreras que dificultaban esa intervención. Entre esas barreras, señalaba el problema que supone el ser considerado enfermo de cáncer por un lado y, por otro lado, el estigma que suponía ser considerado «enfermo mental» Es decir ya es suficientemente grave y traumático para una persona ser diagnosticada de cáncer para que encima se le añada el estigma de ser considerada enferma mental.

 

 Esto hizo que tanto oncólogos como enfermos evitaran recurrir a las unidades de salud mental, sin embargo, también facilitó el que fuesen los propios oncólogos (caso de Simonton)y las denominadas unidades de enlace (dentro de los servicios de psiquiatría) los que se dedicaron a construir terapias psicológicas específicas para este tipo de enfermos (Greer, Moorey, etc.), tanto para los problemas psicológicos derivados de su enfermedad como para los que aparecían como consecuencia del tratamiento quimioterapéutico de la misma, es decir, las náuseas y vómitos anticipatorios.

 

Indudablemente las metas de la intervención se han ido modificando a medida que la Psico-oncología ha ido adquiriendo mayor significado y mayor importancia dentro del ámbito de la Medicina, así las primeras metas señaladas por Holland en 1991 pronto se vieron ampliadas por las nuevas aportaciones de .la psicología, y por otro tipo de aportaciones como fueron la ley de los derechos de los enfermos, que contribuyó a que éstos tuvieran una información más adecuada a su proceso de enfermar.Junto a ello, temas como la calidad de vida y también porque no la calidad de muerte, se convirtieron en metas de la intervención psicológica ya que como se está subrayando continuamente a lo largo de este trabajo, la atención integral al enfermo oncológico se convirtió en una de las metas fundamentales de todos los planes oncológicos nacionales (Ibáñez, 2004). Es decir, prácticamente desde que la quimioterapia se convirtió en una herramienta más en el arsenal contra el cáncer, con lo que esto implicó de aumento en los años de supervivencia de los enfermos.

 

Los problemas psicológicos de las personas con cáncer, antes, durante y después de la aparición del mismo, se convirtió en una meta no sólo de los psicólogos sino también de todo el equipo dedicado al cuidado del enfermo. Últimamente, con los avances logrados tanto en el campo de la medicina como en el de la Salud Mental en general, el tema de los supervivientes de cáncer y los problemas de estrés postraumático que pueden presentar al considerarse que el padecer cáncer es un estresor importante, se ha convertido en un nuevo campo de estudio e investigación tanto a niveles epidemiológicos como de intervención.

 

Metas de la Intervención (modificado de Holland, 1989)

 

-Disminuir la alienación mediante la comunicación con otros que están en una

situación similar

-Reducir la ansiedad acerca de los tratamientos

-Clarificar equívocos e informaciones mal dadas

-Aprender de los sentimientos de soledad, desesperanza y ser rechazado por 

otros

- Aumentar la adherencia a los tratamientos médicos

- Disminuir el Stress

- Mejorar las Estrategias de Afrontamiento

- Mejorar los Parámetros Psicofisiológicos

-Aumentar los efectos del tratamiento médico a largo-plazo, incluidos la 

disminución de la recurrencia y el aumento de la supervivencia

- Atender a las necesidades y problemas de la familia del enfermo de cáncer

- Mejorar la calidad de vida y de muerte de los enfermos

- Mejorar la calidad de vida de los supervivientes

 

En este sentido, las meta final de la intervención sería no sólo la restitución ad integrum como preconizaba la medicina clásica, sino más aún el poder disfrutar de una buena calidad de vida y de muerte.

 

 La Psico-oncología como disciplina, por tanto, no se ocupa exclusivamente de los momentos de la enfermedad, sino que también procura ofrecer atención a aquellas personas que debido al proceso de enfermedad se ven ante la perspectiva de la muerte.

 

Siguiendo a Holland (2003) las metas actuales del Pisco-oncólogo las podemos representar como un continuo que empieza con la prevención del cáncer y finaliza cuando se acaba la vida del enfermo pasando por las distintas fases de diagnóstico, tratamiento, supervivencia y/o cuidados paliativos y final de la vida. Es decir, las metas de la intervención dependen del continuo de salud-enfermedad presente en cualquier patología médica. Dicho de otro modo las metas de la intervención incluyen desde mantener el status funcional de salud  tal y como ésta  definida por la OMS hasta la recuperación de la misma una vez que se ha perdido y/o la muerte como consecuencia de la misma

CONCLUSIONES

-Es de suma Importancia determinar a tiempo las necesidades emocionales, psicológicas, sociales  y espirituales, así como también identificar  los síntomas o el  estado concreto que   el enfermo  mira como  algo amenazante  para su existencia, integridad física o emocional y brindarles apoyo emocional  al paciente y su familia es decir ayudarles a ver que a pesar de que el paciente se encuentra en estado terminal siempre hay algo más que se puede hacer  por él. 

-Definitivamente la bioética no es solamente la ética de la vida sino también es la ética que debe primar en la sociedad. Por lo tanto al aplicar cada principio de la bioética estaríamos  utilizando nuestro derecho a la autonomía.

-El cáncer en todas sus etapas suele desestabilizar las estructuras familiares e incluso a los equipos de salud ya que se pueden experimentar a lo largo del proceso perdidas a nivel personal, familiar, profesional, de roles, pérdida de autonomía etc, lo cual nos pone en la obligación de tomar muy en cuenta cada uno de los principios de la bioética durante la intervención psicológica. Por ejemplo Que la información, tanto la proporcionada por los propios enfermos o por sus familiares como la contenida en sus expe­dientes clínicos, sea manejada bajo las normas del secreto pro­fesional y de la confidencialidad.

-La interacción psicólogo-paciente-familia en el medio oncológico es una interacción eminentemente social dentro de la que se establecen situaciones que posibilitan la toma de decisiones relevantes que conllevan a mejorar la calidad de vida del paciente y la aceptación de la familia de la realidad que están viviendo.

 

-El profesional psicólogo durante su intervención deberá tratar  al  paciente  con  el respeto y la dignidad propios de su condición de persona y de acuerdo a los derechos que posee por ser paciente terminal, el psicólogo debe ser una  persona que reconozca que el  paciente oncológico terminal es un individuo igual a él, con la salvedad de que padece una enfermedad, lo que no demerita su categoría de persona. De igual manera la familia debe ser tratada  con dignidad, respeto y sobre todo se debe brindar apoyo emocional y acompañamiento terapéutico durante  y después del fallecimiento del paciente. Independientemente de su situación económica, sexo, raza, ideología o religión.


 

 

BIBLIOGRAFIA

Arranz, P. (1991). Papel del psicólogo en los cuidados paliativos del enfermo no curable. Ponencia presentada a la III Reunión de Trabajo sobre Cuidados Paliativos y de Soporte en el Enfermo Oncológico. Santander, Octubre.

Arranz, P., Barbero, J., Barreto, P. y Bayés, R. (2004).Intervención emocional en cuidados paliativos. Modelo y protocolos (2ª ed.).Barcelona: Ariel.

Bayés, R. (2005). Medicina paliativa: psicología y cuidados paliativos (Editorial).

Ética de la investigación en seres humanos y políticas de salud pública ,editado por Unibiblos, Universidad Nacional de Colombia,2006

 

Ibáñez, E. (1996): Breve Historia de la Psicooncología. En Usieto,R.(Ed): Prevención y Tratamiento Oncológico del Cáncer deMama. CESA, Madrid (pp.91-115)

Ibáñez, E. (2004): El papel del Psicólogo en los Planes Nacionalesde Oncología. Boletín de Psicología, 82, 7-24

 

Revista del consejo general de colegios oficiales de psicólogos . Ética profesional y deontología.papeles del psicólogo, 2009. Vol. 30(3), pp. 182-183

 

-Rev Cubana Oncologia 2(16):120-7, Instituto Nacional de Oncología y Radiobiología

Escuchar

Leer fonéticamente

 

Diccionario

Traducir cualquier sitio web

·L'Express-Francia

·Telegraph.co.uk-Reino Unido

·Berlingske.dk-Dinamarca

·Spiegel Online-Alemania

·Gotujmy.pl-polaco

·Tom.com-China

·Focus Online-Alemania

·News.de-Alemania

·Nord-Cinema-Francia

·G1 Globo-Brasil

·OneIndia-hindi

·Onet.pl-polaco

Otros usos del Traductor de Google

 


¿Cómo asociarse?

       

Calle Veracruz 136 y Av. América Quito-Ecuador Telf. y fax 593 2 2449998

Enviar correo electrónico a sociedadbioeticaquito@yahoo.com con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2008 Sociedad Ecuatorina de Bioética

Las expresiones vertidas en los artículos publicados en www.bioetica.org.ec son de exclusiva responsabilidad de sus autores.