La Seb ofrece

Asesoramiento

Capacitación

Consultorías

 

 

 

 

 

 

What is the Ecuadorian Society of Bioethics? 

 

The Ecuadorian Society of Bioethics – SEB – was founded in Quito  in 2003 as a non-profit organization.  Its creation was motivated in part by its interest in the diversity of  various actors in civil society organizations and a desire to provide a place for dialogue and multiculturalism to address the conflicts that confront humanity as a whole such as globalization, the development of medico-biological research, biotechnology and data processing as well as a concern for human rights abuses, the destruction of our living planet, conflicts that put in danger the survival of all species, the rights and obligations of individuals, sustainable development,  social justice, equality and protection for of all forms of life. 

 

Considerations that affect all countries and the world’s populations are gaining in importance each day as they impact decision-making in scientific, cultural, social, economic, political, and scientific fields.   Ecuador cannot remain on the sidelines as citizens become more aware and demand that their rights be protected.  It was within this context that the Ecuadorian Society of Bioethics (SEB) was established with a national management structure that over the years has included a collection of agreements and partnerships with important national and international organizations. 

 


 

¿Qué es la Sociedad Ecuatoriana de Bioética?

La Sociedad Ecuatoriana de Bioética -SEB- nace en Quito, en el año 2003, motivada por una parte por el interés de diversos actores de la sociedad civil por generar un espacio de diálogo amplio y pluralista para tratar los conflictos que confronta la humanidad con la globalización, el desarrollo de la investigación médico-biológica, la biotecnología y la informática;  preocupada por el atropello a los derechos humanos y a la depredación del bioambiente, los conflictos que ponen en peligro la supervivencia de la especie, los derechos y deberes de los individuos, el desarrollo sustentable, la justicia social, la equidad y todas las formas de vida.

Consideraciones que comprometen a todos los estados y población mundial, que cada día, adquieren mayor peso en la toma de importantes decisiones en los ámbitos científicos, políticos, económicos, sociales, culturales y humanos.  Ecuador no puede permanecer al margen del despertar de una participación ciudadana en demanda de la atención a sus derechos.  En este marco, surgió la SEB con una gestión nacional que incluye a lo largo de estos años una ser de convenios y alianzas con importantes institucionales nacionales y extranjeras.

 

 

HUMANISMO Y MEDICINA

Autor: Fernando DOMINGUEZ

 

“Un hombre descendía de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de ladrones, los cuales le despojaron; e hiriéndole, se fueron, dejándole medio muerto. Aconteció que descendió un sacerdote por aquel camino, y viéndole, pasó de largo. Asimismo un levita, llegando cerca de aquel lugar, y viéndole, pasó de largo. Pero, un samaritano, que iba de camino, vino cerca de él, y viéndole, tuvo compasión de él; y acercándose, vendó sus heridas, echándoles aceite y vino; y poniéndole en su cabalgadura, lo llevó al mesón, y cuidó de él. Otro día al partir, sacó dos denarios, y los dio al mesonero, y le dijo: cuídamelo; y todo lo que gastes de más, yo te lo pagaré cuando regrese”

(Lucas 10, 30-35).

LA INDOLENCIA HUMANA

Han pasado 2000 años del relato que conmovió a tantas generaciones. La indiferencia por el prójimo caído, por el prójimo herido es una realidad tan de todos los días que termina siendo solo noticia y un número más en las estadísticas de la infamia establecida y hasta respaldada por las instancias donde sus representantes juraron en nombre del honor respetar la vida en todas sus manifestaciones.

A donde orientemos nuestros ojos las evidencias de la injusticia tienen la marca de lo que significa sufrir. Manitas extendidas porque sus padres no volvieron, rostros envejecidos de tanto enfrentarse con el viento, piececitos acurrucados en cualquier esquina prematuramente endurecidos en la espera de que alguien cuide sus cuerpitos, sus sueños; ojitos limpios pero tristes donde la bondad pasó sin detenerse. El tiempo parece inextinguible; sin embargo, nadie lo detiene. La indolencia humana es parte  vergonzosa de ese camino.

Han habido voces, entregas generosas para que el llanto de los niños sea menos llanto, así es. Cuántas voluntades bien definidas a fuerza de imposibles trazaron los caminos por donde pasaron la sonrisa y la salud tomadas de la mano.

El nuevo siglo nos encuentra en una situación de dramática incertidumbre. Hay días en que no quisiéramos seguir; sin embargo, la fuerza de la vida es fuerza. En su nombre seguimos en la caravana sin saber a dónde mismo nos lleva esa aventura.

CIENCIA Y TÉCNICA

Irracional sería negar las bondades inmensas que la ciencia y la técnica han hecho en bien de la especie,  pero cuando la soberbia de algunos seres humanos se ha desbordado, el dolor que ha quedado como huella imborrable de esa diabólica arrogancia es algo que la mente  no alcanza a entender.

El planeta y la vida parecen estar a la deriva. El panorama que tenemos sobre el futuro de la Tierra es francamente dramático. Entendidos en el tema dicen que el tiempo actual es semejante al de las épocas de gran ruptura en el proceso de la evolución, caracterizadas por destrucciones en masa. Al ser así, la humanidad está en una situación inaudita. Está en su responsabilidad  decidir si quiere continuar viviendo o los hijos de nuestros hijos serán los últimos representantes de la especie.

La confrontación que se ha dado entre la cultura humanista y la científica no es nueva y se ha expresado de varias maneras. Hay que apelar a la humildad inherente a la grandeza de seres superiores para que se tienda un puente que posibilite ese encuentro necesario e impostergable que haga real esa empresa de sin igual nobleza donde los seres humanos se respeten y vivan contentos por cada mañana de luz, por cada sonrisa agradecida.

“¡Maestro, maestro, los dioses que invocamos se han desbandado!”, gritaba el aprendiz de brujo en la desesperada expresión de Goethe. Los abusos de la ciencia y de la técnica a partir de la revolución industrial son incontables; la medicina no escapa a ellos.  Sin embargo, eso no nos bloquea ni nos limita. Lo que ha hecho es que en nombre de la maravilla y del asombro que constituye la vida, levantemos la frente y tomados de la mano invitemos a todos los hombres de “limpio corazón”, a todas las mujeres para que con su vocación de cuidado hagamos de este mundo un espacio donde jueguen y canten los niños  como cantan los jilgueros en cada amanecer.

Por lo dicho, estimo que el estudio y el ejercicio de la medicina demandan en gran medida de ese espíritu, de esa decisión que otrora orientó a la humanidad.

La ciencia y el arte en medicina son de hace mucho tiempo. Es bastante lo que se ha escrito sobre las potestades y limitaciones de cada elemento en la ya larga tarea de aliviar al enfermo y al herido.

Tal vez, un poco más que las otras actividades que afectan a nuestra supervivencia, la medicina depende del contexto cultural en el que ejercemos, pues, la acción terapéutica tiene que ver con la esencia misma de nuestro destino: nacer, sufrir, morir.

LA INJUSTICIA SOCIAL

Hay grandes problemas que amenazan seriamente la supervivencia de la vida en el planeta; uno de ellos es la injusticia social.

¿Cuánta violencia e injusticia es capaz de soportar el espíritu humano?. Acaso no es injusto que el 20% de la humanidad posea el 83% de los medios de vida y que el 20% más pobre se tenga que contentar con sólo el 1.45%. Es injusto y cruel mantener a mil millones de seres humanos en la extrema pobreza. Es injusto y perverso  dejar morir cada año a 40 millones de seres humanos estrictamente por hambre. Es injusto, perverso y cruel que 14 millones de niños mueran cada año antes de cumplir cinco días de haber nacido.

Esta catástrofe social no es inocente ni natural. Es el resultado directo de una forma de organización económico-política y social que privilegia a unos pocos a costa de la explotación inmisericorde y de la vergonzosa miseria de las grandes mayorías. El desarrollo de los explotadores es irracional, indecente y malvado.

Este sistema se mantiene por el miedo; hay que decirlo y en voz alta. Usa todos los días la violencia económica para perpetuarse. Cuando urge, acude también a la agresión militar. Por eso, cada minuto destina 1.800.000 dólares para armas de muerte.

El efecto perverso es innegable. La gran mayoría de la humanidad no tiene medios de sustento. Cada día es una desolación. Esa violencia supone una agresión a la Tierra, pues, los seres humanos son la propia tierra hecha inteligencia y conciencia[1].

 No podemos, no debemos estar indiferentes ante realidades de abusiva condición, la mayoría de ellas con ropajes de escandalosa hipocresía. El simple hecho de ser lo que somos ha de darnos la frontalidad y el coraje para exigir niveles elementales de justicia.

EL ARTE DE CURAR

Ante la despiadada avalancha de fría inhumanidad que en forma desnaturalizada avanza por el mundo, especialmente en Occidente, es necesario acudir a la memoria de la especie y recordar que en lejanísimo siglo (Egipto) el díos de la sabiduría, dormido, tomaba la forma del corazón, así como el jeroglífico que significa “ser bueno”. En el templo del díos de la sabiduría, en esa “Casa de vida”, es donde el médico aprendía el arte de curar.

Era el díos Thot, el díos compasivo encargado por Ra de proteger a la humanidad. Para los egipcios el saber de los médicos procedía de los dioses. Sin embargo, el saber no basta para ser un buen médico, su condición es inseparable de la de ser sacerdote (sagrado). No sólo hay que estudiar cuando se es joven, prepararse mucho y por largo tiempo para que la ciencia al convertirse en algo natural, se acreciente por si misma, sino que también es indispensable tener buenas costumbres, pues, “las cosas sagradas sólo deben enseñarse a las personas puras”[2].

Muchos e innegables son los beneficios de la ciencia a la medicina. De todos los campos que aún quedan por ocupar, ninguno es tan grande como el que tiene que ver con la dimensión anímica y espiritual del ser humano en su relación con la familia y la sociedad. En los años por venir, a más de la genética y la biología molecular, el afán de la medicina he de dirigirse al sistema nervioso, ese mundo misterioso donde danzas moleculares de asombrosa complejidad dan origen a la decencia y a la alegría, a la sonrisa o al olvido.

LA COMPASIÓN EN MEDICINA

El peligro actual de la medicina tal vez radique en el hecho de tener una excesiva seguridad y confianza en las aplicaciones de la ciencia y en la posibilidad que lleguemos a perder la antigua y apremiante característica de la medicina: la compasión, el deseo de auxiliar al enfermo, al herido, al menesteroso. No puedo negar la importancia, le valía de la ciencia, tampoco niego la relativa impotencia del enfermo o del herido, del menesteroso al quedar abandonado a sus propios recursos[3]. Lo que hace falta es juntar los dos recursos y en un acto de compromiso insobornable fundar de nuevo la esperanza sobre la Tierra.

Es de anotar aquí que el móvil primordial de la práctica de la medicina, la compasión del samaritano por el herido en el camino a Jericó, es la causa y la razón que marcó nuestra vocación; al menos, de la mayoría.

Para el ejercicio de la medicina hay que prepararse esmeradamente por largo tiempo; en esa preparación han de salir a luz aquellos “talentos” de los que habló tan amorosamente Eugenio Espejo. Mucho tiempo atrás, Hipócrates (c. 400 a. C.) invitaba a la excelencia a quienes se preparaban para médicos, indicando que esa categoría se alcanza solamente en base a la exigencia personal lo cual implica vocación, capacidad y, sobre todo, una inmensa dosis de sacrificio y entrega. A la par, el “Padre de la Medicina”, orientó a sus discípulos de todos los siglos a que su vocación fuera completa no sólo estudiando medicina sino nutriéndose también con otros saberes que dan categoría y lustre a su existencia. La profundidad y la riqueza de su mensaje tiene resonancias conmovedoras; dice así: “Los médicos que sólo hablan de medicina ni de medicina saben; en tanto que los médicos que filosofan, se  asemejan a los dioses”.

Por esta categoría, considerada divina o casi divina en otros tiempos, el médico no puede de defraudar jamás la confianza del enfermo, del herido, de quien lo necesite. Frente a esa confianza el verdadero medico, en acto de oblación sagrada pondrá como testigo a su conciencia en su mejor expresión: la decencia.

Dichosamente vivimos en un tiempo en que la trágica y bien que benévola impotencia del médico frente a la criatura enferma, generalmente ya no se da. Sin embargo, frente a toda la beneficencia de la medicina  hay un nuevo peligro que ronda cercanamente en la vocación y en el ejercicio médicos. Ese es el hecho de tratar a los seres humanos enfermos como casos acompañados de un montón de notas.

EL ENFERMO

El ser humano enfermo es el ser más desvalido; el más necesitado de atenciones y cuidados; ha perdido su fuerza, hay poca luz en sus ojos mustios; sus manos sudorosas tiemblan; su corazón parece desbocado; su mismo nombre impresiona como incompleto. Llegar a él, a ella, atenderlos solícitamente; devolver la sonrisa al niño y la alegría a su madre, eso es lo que hace que la medicina se la más santa, la más hermosa, la más llena de nobleza entre todas las profesiones. Al ser así, es de nuestro honor no estar en ese grupo de gentes a quienes B. Pascal airadamente increpaba  así: “Ah Doctores, doctores, cómo me place llamaros veterinarios”.

No se puede negar la entereza, la entrega, la capacidad de los profesionales de la salud en cualquier latitud del mundo; sin embargo, hay tantas quejas de la mala práctica médica.

En estos tiempos, es de gran beneficio recordar lo que decían nuestros maestros que “toda la medicina, la  mágica y misteriosa relación entre el médico y el enfermo, que tanto contribuye al proceso curativo, está basada e saber hacer una buena historia  clínica”[4].

Es importante recordar que “el diálogo, que permite hacer una buena historia clínica, tiene ya de por sí, una indiscutible función curativa”.

En la época actual, en que el mercado de las cotizaciones históricas ha disminuido el valor del médico tanto como el que se ha incrementado el de la medicina, el médico como profesional debe poseer una fecunda imaginación científica a la que acompañe una comprensión individual y social del ser humano enfermo.

La medicina no es ciencia exacta; bien lo sabemos. Hay mucho de impredecible en las reacciones individuales. Cuánto de vulnerabilidad es atribuido al estrés, a los golpes de la vida que los seres humanos reciben. De ahí que el enfermo pobre que es la mayoría en nuestro país, que tanto ha sufrido por su miseria, mala alimentación, desnutrición, desamparo social y estatal, esté en evidente desventaja ante la enfermedad. Por esto es que el médico a más de recetar la sustancia medicamentosa cuánto bien hace en estimular en el enfermo la voluntad de curarse. Debe motivar en él una fe inmensa, inquebrantable y también en él (médico) que vale por lo menos tanto como la medicina administrada.

SER MEDICO

Hay que agregar a lo dicho la más exquisita cortesía y dulzura, dones preciosos que a veces se pierden con la prisa del médico bastante frecuente en las grandes ciudades.

La información del médico no debe ser mera erudición, pues ello empañaría la claridad de sus ideas. “Cuando la mente del médico –decía Marañón- se detiene en demasiados puntos de erudición informativa se llena de algas y moluscos parásitos”. Hay que evitar siempre el dogmatismo científico, acaso el peor de todos.

Otro de los esnobismos actuales en medicina son “las bibliografías excesivas y barrocas –verdadero orgasmo intelectual, innecesaria neurosis bibliográfica-“, según F. Martí Ibáñez. El médico ha de preferir la claridad, la ‘verdad’, pues, bien sabemos que las verdades son transitorias y relativas en comparación a la claridad que es perdurable porque es luz.

El médico siempre tendrá presente que es él mismo fuente de energía curativa que viene de sus conocimientos, de su entusiasmo, de su sentida humanidad (compasión). En lo más limpio de su ser  debería grabar con signos indelebles la frase de Nothnagel (Viena). Dice así:”Sólo un hombre bueno puede ser un buen médico”.

Ser médico es una aventura fascinante: en ese camino hay alegrías y decepciones, éxitos y frustraciones, tantos desengaños. La historia de la medicina nos enseña que ser médico, en el verdadero sentido de la palabra, no es solamente ser un hombre sabio, sino, sobre todo, un hombre bueno. Ser médico significa ser hombre o mujer completos, que actúen en la ciencia con calidad e integridad; que todos los actos de su vida tengan la marca de la excelencia; que la calidez humana sea su mayor tesoro, su mejor identificación.

Ser médico es mucho más que ser un simple recetador de pastillas o un carpintero  que “remienda y compone carnes y almas rotas”. El médico ha sido y es piedra angular sobre la que se asienta la sociedad desde su lejano origen en las plazas de Atenas.

Ser médico implica tener veneración por la vida, devoción en todo lo que hace y conciencia de su grandeza evidenciada en la más diáfana humildad.

Ser médico significa nutrir todos los días la dignidad de nuestra profesión siendo humanos, amables, gentiles y honestos. Cuidar como caballeros que nuestra palabra no ofenda más la sensibilidad herida de quienes sufren. Al enfermo hay que  llevar la curación cuando se pueda; el alivio, a veces; la esperanza, siempre. Y, cuando seamos testigos de injusticias, Hipócrates, Vesalio o E. Espejo jubilosos danzarán en el Olimpo al ver el coraje y la altivez de sus médicos.

Ser médico no es sólo dar diagnósticos o informar resultados de laboratorio; es, sobre todo, llevar acciones y palabras de consuelo, de fe, de cariño a esos seres humanos partidos por el dolor o la desgracia.

Ser médico significa vivir con los cinco sentidos abiertos a la dureza de la vida, a las ingratitudes; y, sin embargo, no dejar de vibrar con la hermosura de todo lo viviente incluido el silencio luminoso de los astros en la noche.

Ser médico es recibir al niño sano como verdad buscada, don precioso de la vida; es cuidar al ser humano en su grandeza o en sus horas muy negras; es extender compasivas  sus manos a esas manos que misteriosamente comenzaron a enfriarse casi al mismo tiempo que los latidos dejaron de ser latidos. Es dar compañía fiel cuando los ojos dejan de ser ojos tornándose espacios fríos y conmovedores. La última lágrima queda temblando y parece decir: ¡Nunca más!

Ser médico no es asunto de aficionados o mercaderes; implica haber nacido para la grandeza y para contribuir en la ascensión de la especie con actos transformadores que den razón y nobleza al linaje.

LA CONCIENCIA DEL MÉDICO

“En el proceso de humanización, las primeras evidencias de tecnología aparecieron hace dos millones y medio de años. Y la cuestión es si el proceso nos ha hecho realmente humanos o si nos falta camino por recorrer...”

Tantas veces se acusa desproporcionadamente a la técnica. La técnica es consustancial al ser humano. Lo que hay que cuidar es no abusar de ella. Es oportuno citar aquí lo que dijo Heidegger: “Donde la técnica impera hay, en el más alto de los sentidos, peligro. Pero donde está el peligro, allí nace lo que salva”.

Como elemento determinante en el proceso de hominización –difícil precisar la fecha-, sí aparecen datos interesantes de las características que amplían el horizonte misterioso de nuestras originalidades: la conciencia, el lenguaje, la técnica, el amor, el arte, la religiosidad. Pero, lo que realmente nos identifica y singulariza es la complejidad[5].

El ser humano es un ser racional e irracional, capaz de cordura o estupidez. Sujeto donde es posible ese amor que trastorna o que hiere; él sonríe, ríe, llora, pero también aprende y conoce; a veces, es serio y distante; otras, es capaz de ternura y hasta de heroísmo; es ebrio y danzador, también llora en la muerte del amigo y sufre cuando su niña sufre; es capaz de amor y de odio, de imaginar y de sentir, que sabe y habla de la muerte aunque no cree en ella. Que en su vida hay símbolos y magia; de cuando en cuando filosofa y gusta de la ciencia. Desde que sintió miedo en remotísimas edades está poseído por los dioses, a veces, duda de ellos, en grande necesidad los implora, pasado el peligro ya no importan tanto. Critica todas las ideas. Se nutre de conocimientos comprobados y qué bien se siente con ilusiones y fantasías que le ayudan a que su paso por la Tierra no se tan pesado.

La realidad y la vida del ser humano lo son de un organismo cuya naturaleza se distingue cualitativamente, y no solo por su mayor complejidad de la común naturaleza cósmica, comprendida en ésta la del organismo animal. Nuestra distintividad está en que podemos pensar, sentir, elegir y estimar. Gracias a la particularidad de nuestra corteza cerebral somos capaces del pensamiento formal, abstracto y racional. Desde Aristóteles la racionalidad es nuestra mayor identificación, pero, no es menos cierto que somos inteligencia sentiente, que tenemos una gran capacidad afectiva que también distingue a los seres humanos y contribuye a que los médicos lo seamos en plenitud cuando hacemos de nuestra humanidad (compasión) con los que fallan y con los que sufren la razón y el sentido de nuestro caminar.

Los seres humanos somos capaces de reconocer y compartir nuestro sentir, nuestro sufrir y nuestro amar. Esta dimensión afectivo-compasiva es tan importante como la intelectual, en algunos casos, más significativa, incluso, que la intelectual. Tal explica porqué la “inteligencia emocional” en un ser humano supera con creces a lo específico de la inteligencia. Una persona está más humanizada cuando también se han desarrollado su sensibilidad afectiva y han abierto paso a toda la potencialidad del querer, del amar[6].

DECISIÓN DE AVANZAR

Este lenguaje parece utopía, más aún, en un mundo donde el capitalismo aplasta desvergonzadamente las iniciativas de redención humana. Sin embargo, desde esa utopía, desde ese “emocionar” nos levantamos y estamos decididos a avanzar y es que las utopías inspiran en el ser  humano un ánimo de nostalgia, “una añoranza por la convivencia humana donde prevalezcan el respeto, la equidad, la armonía estética con el mundo natural, y la dignidad humana. Pero, ¡cómo puede añorarse lo que no se conoce? si vivimos en una cultura centrada en la competencia, que justifica la negación del otro…. ¿Cómo es que podemos apreciar y desear un vivir utópico en la colaboración y en el respeto por el otro? si vivimos en una cultura que legitima la discriminación, una cultura que continuamente nos invita a parecer lo que no somos (…) y vivir en la continua mentira de pretender lo que no se es (…)”[7]

LA MEDICINA OFENDIDA

La conciencia del médico tiene el nombre de responsabilidad y vale más que cualquier otra categoría. La responsabilidad es inseparable de la decencia; cuando así sucede, no hay cabida para la envidia que tanto daño hace a esos seres que van por el mundo arrastrándose en su pequeñez.

La medicina, ahora más que antes, está amenazada en su nobleza e imagen. Hay doctores –felizmente muy pocos- que con su conducta la ofenden, la disminuyen. ¿Quién puede explicar el porqué de tales conductas? ¿Será acaso la injusticia, la soberbia, la envidia? No soy quien para juzgar. Sin embargo, considero de valía actual lo que J. Ingenieros dijo sobre la particularidad con la que el ser humano se envenena voluntariamente: la envidia. “Shakespeare trazó una silueta definitiva en su Yago feroz, almácigo de infamias y cobardías, capaz de todas las traiciones y de todas las falsedades. El envidioso pertenece a una especie moral raquítica y mezquina, digna de compasión y de desprecio (…) se resigna a ser vil (…) nunca sabe reír de risa inteligente y sana. Su mueca es falsa…el envidioso pasivo es de cepa servil. No retrocede ante ninguna bajeza cuando un astro se levanta en su horizonte…Es serio, por incapacidad de reírse; le atormenta la alegría de los satisfechos; sabe que sus congéneres aprueban tácitamente esa hipocresía que escuda la irremediable inferioridad… Y es cobarde para ser completo; se arrastran ante los que turban sus noches con la aureola del ingenio luminoso, besa la mano del que le conoce y le desprecia. Se sabe inferior (…) Todo rumor de alas parece estremecerlo como si fuera una burla a sus vuelos gallináceos (…) ¡Si pudiera organizar una cacería de águilas o decretar un apagamiento de astros! Envidiar es una forma aberrante de rendir homenaje a la superioridad”. El médico y filósofo argentino  continúa y dice: “La dicha de los fecundos martiriza a los eunucos vertiendo en su corazón gotas de hiel que los amargan  por toda la existencia; es dolor, es la gloria involuntaria de los otros, la sanción más indestructible de su talento en la acción o el pensar. Las palabras y las muecas del envidioso se pierden en la ciénega donde se arrastra, como silbidos de reptiles que saludan el vuelo sereno del águila que pasa en la altura. Sin oírlos”[8].

EL EJERCICIO DE LA MEDICINA

Desde su origen la medicina fue la mayor referencia de la humanidad. Seres humanos definidos en la excelencia señalaron rumbos por donde avanzar. El ejercicio de la medicina está a cargo de los médicos, seres humanos como los demás, con limitaciones sí, pero con esa distintividad que lo hace único: su capacidad y vocación para el encuentro con el enfermo. Y es que al abrirnos a los demás, a los desvalidos, a los heridos, a los que poco o nada tienen, al intentar comprender sus ideas y actitudes, nos percatamos que también podemos aceptarnos como somos. En la franqueza y cercanía del encuentro hasta es posible regalarnos mucho de nuestra propia persona. Al sentirnos aceptados por los demás, adquirimos una confianza fundamental. Sintiéndonos libres y respaldados en el respeto podemos consagrarnos a la misión que la vida nos confió.

El conocimiento científico es sustancial en la acción del médico. La personalidad del enfermo y del médico en mucho definen los resultados de la relación terapéutica, pero, lo que realmente  da valía a dicha relación es la auténtica comunicación, experiencia enriquecedora para los dos, que tantos la consideran como  un regalo invalorable.

Para que lo dicho así sea, el médico ha de tener ideas muy claras acerca de lo que él puede hacer y lo que el enfermo quiere. El médico puede pensar que con un poco de sentido común y algunos conocimientos de psicología puede despejar las preocupaciones o tribulaciones del enfermo.

En los tiempos actuales es importante que el médico no trate de abordar todas las especialidades. Es de justicia que reflexione sobre sus posibilidades y límites y no aspire a ser experto en todo. Ha de evitar asumir el papel de sacerdote vestido con ropajes científicos y médicos aunque los enfermos así lo quieran.

Los médicos han de distinguir siempre cuándo hay que apoyar su actuación en la ciencia y cuándo en la simple y efectiva humanidad.

En definitiva, no conseguiremos ayudar al enfermo sino en la medida en que nosotros mismos seamos existencia, es decir, seres para el encuentro, seres para los demás, seres para algo (...) No se puede demostrar la veracidad de esta afirmación, no es lícito creer en ella, que nos resulta evidente así que recibimos el don de devenir existencia; es ahí entonces donde sentimos la fuerza que reside en nosotros y que nos lleva a la acción.

Es de sentido común el asociar ciencia y filosofía; sin embargo, no hay que confundirlas. Así no perderemos de vista la totalidad del ser humano ni siquiera cuando únicamente podamos conocer, estudiar y tratar una parte de él. Al reconocer al enfermo en su integridad abarcadora las puertas estarán abiertas para el encuentro entre personas. Cuando se produce el “regalo” de esa comunicación sustentada entre dos seres humanos, “(...) cabe preguntar si la misma personalidad del médico no se convertirá legítimamente en fuerza curativa, sin necesidad de magos ni taumaturgos, sin que intervenga la sugestión o cualquier otra forma de espejismo. La presencia de una personalidad que a lo largo de instantes se consagra por entero al enfermo es infinitamente gratificante. El tener a disposición a un hombre inteligente, con la fuerza espiritual y el poder de convicción de un ser bondadoso sin reservas, despierta en el otro –también en el enfermo- esas potencias inaprensibles que se llaman confianza, voluntad de vivir y autenticidad”[9].

ANTROPOLOGÍA Y SUFRIMIENTO

El ser humano es un ser social, un “ser-en-relación”, alguien que en la relación se comunica con o sin su voluntad. Los médicos tenemos responsabilidad ética frente al ser humano que sufre.

En relación a la enfermedad siempre aparecen realidades muy duras que a veces son difíciles entenderlas y es que el dolor, el sufrimiento sólo el enfermo lo siente, sólo él lo padece en su intransferible singularidad, obviamente, el sufrimiento entendió “como una respuesta negativa inducida tanto por el dolor como por el miedo, la ansiedad, el estrés. La pérdida de seres y objetos queridos, y otros estados psicológicos”. También hay sufrimientos que no siendo suyos sufren quienes dan amorosa compañía a quienes los padecen. ¿Acaso no sufre una madre ante el dolor de su hijo? ¿Acaso no sufre, no padece el padre cuando ve apagarse la luz en los ojitos de su niña?

Una gran parte de las alteraciones emocionales conllevan enorme sufrimiento. La intensidad y frecuencia con que se presentan es significativa. Están relacionadas con las pérdidas, con duelos no resueltos, con abandonos de seres en quienes se suponía un mínimo de referencia responsable.

Por otro lado, hay necesidades que sólo pueden ser satisfechas por otro ser humano. La necesidad de cariño, de respeto, de cercanía, difícilmente puede dar una máquina, un sistema, un fármaco, un concepto. Sólo puede dar otro ser humano con sensibilidad, con sentimientos.

En ocasiones somos incapaces de entender porqué alguien está sufriendo; hay veces en que el mismo sufriente lo desconoce. Sabemos que sufre pero eso sólo no ayuda en la empatía y en la aproximación a su dolor, a sus temores. El tratamiento y alivio del sufrimiento a menudo se consigue al dar generosa compañía en tan dramática soledad[10]. Lo dicho queda registrado con pluma y sentimiento maestros en “La muerte de Iván Illich” de León Tolstoi. El genial ruso lo describió así: “El único alivio que Illich experimenta de su sufrimiento en último término es la constancia y compasión de su sirviente, quien permanece con él cuando todos los demás le abandonaron”.

“La soledad del sufrimiento no es tan solo el sentimiento de estar solo; incluye también la ausencia de una pertenencia general como a un «nosotros» del mundo”[11].

Es oportuno citar aquí al sufrimiento “entendido como una respuesta negativa inducida tanto por el dolor como  por el  miedo, la  ansiedad,  el stress, la  pérdida de  objetos  queridos, y otros estados psicológicos”[12].

Cuánto bien haríamos los médicos a todos los que sufren y padecen cuando conozcamos sentidamente esa realidad que no se enseña en la Facultad “(...) que un corazón compasivo puede sanar casi todo” (E. Kübler-Ross) y que ser buen médico sí es posible cuando se juntan la ciencia, la bondad y la decencia. Que no podemos defraudar a quienes la vida, todos los días, nos confía su salud o su dolor porque somos, desde nuestro remotísimo origen, “los agentes de la esperanza sobre la tierra” (P. Laín Entralgo).

Pasarán las edades. El dolor y el sufrimiento seguirán siendo parte constitutiva del ser humano. Es el precio que hay que saldar por sabernos y sentirnos vivos. Que la máquina jamás reemplace a la palabra y a la compañía blanca y amorosa del buen médico, del médico bueno.

MI INVITACIÓN

Finalmente, la vida misma, que tanto le costó a la Madre Naturaleza, está gravemente herida. Al ser así, es impostergable dotarnos de coraje y de decencia para que la luz en las mañanas no se extinga. Por eso, vale que el médico entienda y sienta la grande misión que la Naturaleza y su Juramento le confiaron: cuidar (curar) la VIDA. Es su compromiso sagrado velar por todo lo que vive, ser partícipe agradecido del esplendor de la luz y la alegría, y qué mejor que con su gestión lúcida y convencida suenen las campanas todas las mañanas de domingo acompañando la feliz algarabía de los niños y las niñas cuando jueguen a la ronda.


 

Estudio de casos: La alegría de servir (Barrera, J. En: Tello, F, 1973)

El martes de medio día, concurrí al consultorio del doctor Franklin Tello, médico notable que ejerce su profesión en esta ciudad y que goza de un merecido prestigio entre nosotros. Sus ojos verdosos se iluminan frecuentemente al hallar de las innumeras posibilidades que su profesión brinda para realizar milagros científicos. El motivo de la visita era la inauguración de un banco de sangre particular, el primero seguramente que se abre al servicio público en el Ecuador.

Sobre las blancas paredes del consultorio, hay dos cosas que destacan a la vista de inmediato: una fotografía del doctor Antonio Bastidas y una leyenda escrita en letras de madera, que dice: “Hay la alegría de ser sano, hay la alegría de ser justo, pero hay sobre todo la inmensa, la inefable alegría de servir”. Y bajo este lema, el doctor Tello trabaja los días y las noches, llevando el pródigo de sus conocimientos y de su habilidad a los enfermos que solicitan sus cuidados desde los puntos de la ciudad.

El doctor Tello se ha especializado en la hemoterapia. Y en la marcha por los caminos de su especialización, ha medio de la necesidad urgente de un banco de sangre. Se ha encontrado con aquellas instalaciones gigantescas y costosas de las instalaciones de otros países estaban fuera de su alcance, y sin dejarse vencer por la dificultad, ha reducido dimensiones, ingenio procedimientos y aparatos, Y han instalado un pequeño banco de sangre en una de las piezas de su consultorio.

Una refrigeradora, un autoclave, una cámara hermética esterilizada para separar el plasma, y ya está en funcionamiento la institución. Al principio, sangre de donantes generoso; después, ni se vende ni se compra sangre: se la da para las necesidades humanas, pero se pide a cambio de ella una donación igual para alimentar el capital y las reservas del banco.

Pongo este banco –dijo en sencilla e íntima ceremonia de inauguración- al servicio de la ciudad de Quito a la que tanto quiero, al servicio del cuerpo médico: lo dedico a la memoria de un amigo muy querido, el doctor  Antonio Bastidas, y estaré contento si con este banco logró  salvar algunas vidas de hombre. Y mientras decía estas palabras, las letras del lema brillaban sobre la pared “la inefable alegría de servir”,

Las cámaras frigoríficas han sido remplazadas por una refrigeradora doméstica, los recintos de esterilización por una autoclave, las cámaras esterilizadas con ultravioleta y con aire filtrado han sido suplidas con una pequeña urna de vidrio en que una solución de ácido fénico hará la tarea esterilizadora. Y ya se alinean, en los pisos de la refrigeradora, los frascos de sangre O, A, B y AB. Y ya las ventanillas del banco se han abierto y empiezan a despachar el precioso licor hacia las arterias de los enfermos necesitados. Cosa pequeña este banco, instalación particular, no tiene otro objetivo que el de proporcionar alivio. Se debe al tesón y la inteligencia de un hombre que tiene una vocación  apostólica, y que tiene siempre presente las palabras de ese lema que hace del trabajo y del servicio la más grande de las alegrías. Quede inaugurado este banco, casi simultáneamente con las instalaciones que le proyecta la Cruz Roja Ecuatoriana, y ya está trabajando en su tarea de repartir vida. Culminado así el maravilloso concepto de la alegría de servir.

Preguntas de discusión ética

¿Por qué la medicina es una disciplina humanista?

¿Por qué el médico debe llevar una vida virtuosa?

¿Cuándo una ética es deontológica o consecuencialista?

¿Qué valores morales predominarían si los médicos tuviesen que decidir si tratar o no a un paciente sobre la base de consideraciones económicas?

¿Qué es el acto médico?

¿El médico es un agente social? ¿Cuál es su rol profesional?

¿Los pacientes tienen derechos?

Describa comparativamente los principales modelos de la relación médico-paciente

¿Cuándo el médico decide por el paciente?

Respecto a la información que los médicos debemos brindar a nuestros pacientes, Gregorio Marañón (1935) escribió lo siguiente: “Mas si la vida, en general inclina a la mentira, ¡qué no será cuando un sentimiento piadoso nos empuja además a ella, como en el caso del médico! El amigo mío que vivió sin otra preocupación que decir siempre la verdad, solía fulminar a sus más atroces anatemas contra los médicos, disimuladores perpetuos de la realidad. Pero claro es que sin ese disimulo, legítimo y santo, para nada servirían los sueros más exactos y las operaciones quirúrgicas más perfectas. Algunas noches, al terminar mi trabajo, he pensado lo que hubiera pasado si a todos los enfermos que habían desfilado por la clínica les hubiera dicho rigurosamente la verdad. No se necesitaría más para componer la pieza más espeluznante del Gran Guiñol. El médico, pues – digámoslo heroicamente – debe mentir. Y no sólo por caridad, sino por servicio de la salud. ¡Cuántas veces una inexactitud, deliberadamente imbuida en la mente del enfermo, le beneficia más que todas las drogas de la farmacopea! ¿Cuál es su comentario?

__________

Lorda, P. El consentimiento informado y la participación del enfermo en las relaciones sanitarias. En: Cruceiro, A. Bioética para clínicos. Editorial Triacastela. Madrid, 1999.

Tello, F. Más allá de la simple receta. Editorial Fray Jodoco Ricke. Quito, 1973.

 


 

Referencias y Bibliografía


 

[1] Boff, L. Vida y muerte sobre el planeta tierra; en: Concilium, 2000 Realidad y Esperanza, Verbo Divino, Navarra, 1999, 17-18.

[2] Brelet – Rueff C. El paciente es ante todo una persona; en: Medicina y Sabiduría. El Correo de la UNESCO, Paris, 1998,  8-9

[3] Robb, D. Sir. Ciencia, Humanismo y Medicina; En: Rassegna, Vol.3, No. 2., 1992.

[4] Martí F. MD en Español. New York, Febrero 70, 13.

[5] Morin, E. Los Siete Saberes.  Santillana, Quito, 2002.

[6] Coleman, D. La  inteligencia  Emocional,  Vergara. Buenos  Aires, 2002.

[7] Maturana, H. El sentido de los Humanos. Dolmen.  Santiago de Chile 1993.

[8] Ingenieros, J. El  Hombre mediocre. Promoselee. Quito, 2001.

[9] Jaspers, K. Citado por Koller, M. La relación médico paciente. En Hexágono 4. Basilea, 1976.

[10] Reich, W. “Speaking of suffering: A moral Account of compassion”. Soundings 72, 1 (1989), 83 - 108

[11] Barbero, J. Del ser al deber ser: Experiencia de sufrimiento. En Bioética Un diálogo Plural. Madrid, 2002

[12] Cassel, E. “The Nature of sufferings: Physical, Psychological, social and spiritual aspects”. En: Stark y McGovern, J. (Eds). The hidden dimension of illness: human suffering. National Lacque for Nursing Press. New York, 232–24.

      


Calle Veracruz 136 y Av. América Quito-Ecuador Telf. y fax 593 2 2449998

Enviar correo electrónico a sociedadbioeticaquito@yahoo.com con preguntas o comentarios sobre este sitio Web.
Copyright © 2008 Sociedad Ecuatorina de Bioética

Las expresiones vertidas en los artículos publicados en www.bioetica.org.ec son de exclusiva responsabilidad de sus autores.